sábado, noviembre 25, 2006

Non comment



Tuvimos nuestro primer disgusto anoche y él dijo muchas cosas crueles que en verdad me ofendieron.
Pero sé que está arrepentido y no las dijo en serio, porque él me mandó flores hoy.

Anoche me lanzó contra la pared y comenzó a golpearme.
Parecía una pesadilla, pero de las pesadillas despiertas
y sabes que no es real.

Me levanté esta mañana dolorida
y con golpes en todos lados...






Anoche volvió a golpearme
y amenazó con matarme.

Ni el maquillaje o las mangas largas
podían esconder las cortadas y
golpes que me ocasionó esta vez.

No pude ir al trabajo hoy, porque
no quería que se dieran cuenta.











Anoche el me volvió a golpear,
pero esta vez fue mucho peor.

Si logro dejarlo, ¿qué voy a hacer?
¿Cómo podría yo sola sacar adelante a los niños?
¿Qué pasará si nos falta el dinero?

¡Le tengo tanto miedo!
Pero dependo tanto de él que temo dejarlo.




Hoy es un día muy especial:
Es el día de mi funeral.
Anoche por fin logró matarme.
Me golpeó hasta morir.

Si por lo menos hubiera tenido el valor y
la fortaleza de dejarlo ….
Si hubiera aceptado la ayuda profesional ...
Si se lo hubiera hecho saber a todas mis amistades, hoy no hubiera recibido flores!!!





4 comentarios:

Una mujer. dijo...

El número de mujeres asesinadas en España por sus maridos, ex cónyuges o compañeros sentimentales, de Enero a Octubre del 2005, fue de 52 (los funcionarios del gobierno mostraron su “optimismo” diciendo que había bajado un 13.3% respecto a igual período de 2004¡!)

Según los datos del Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género, del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), en el primer semestre del año se solicitaron 20.271 órdenes de protección, de las que los jueces acordaron conceder 15.330, el 76% del total.

La orden de protección permite a los jueces de guardia acordar, en función de la gravedad de los hechos, medidas cautelares de carácter penal, que van desde la prisión provisional, la prohibición de aproximación, de residencia o de comunicación a la retirada de armas.

Una mujer. dijo...

A pesar de la llamada "liberación femenina", todavía hay hombres que consideran a esposa e hijos como objetos de su propiedad. Por eso se creen con el derecho a descargar sobre ellos su frustración o malhumor maltratándolos a su antojo.

Como los hijos imitan a padres, se da con frecuencia que quienes en la niñez fueron testigos de abusos físicos entre sus padres, repiten la misma conducta cuando llegan al estado adulto. Aprendieron que los problemas y conflictos se afrontan con la fuerza bruta. Ese aprendizaje negativo se arraiga tanto que muchas veces pasa de generación en generación.
Si a esto se añade la "glorificación" de la violencia en los medios de comunicación, podemos entender el por qué muchos seres humanos recurren a la violencia, a veces con una frialdad que asusta más que el mismo acto violento. Hay muchos recursos a su disposición.

La experiencia enseña que muchos de los abusadores familiares parecen "mosquitas muertas"; pasan por personas educadas y suaves, pero en el fondo son individuos celosos con una pobre imagen de sí mismos y que viven en un mundo irreal. Si a esas personas les da por tomarse unos tragos de más, cosa frecuente, la explosión violenta será mucho mayor.

adam dijo...

Todos tenemos que movilizarnos para evitar estas situaciones.
Denunciando los casos que podamos observar.
Situaciones de violencia no deben considerarse normales.

Anónimo dijo...

now i`ll read your rss