jueves, enero 04, 2007

Como un ángel caído

bello...


















Alexandre Cabanel
El ángel caído, 1867
87 x 54 cm.


De niña soñé varias veces con Luzbel, a los 23 años desapareció de mis sueños, me hizo dos regalos, uno fue una lágrima en su despedida.

Era bello, era suave, nostálgico, melancólico, su mirada es la más triste que puedas ver... en sueños.