lunes, mayo 21, 2007

¡Así me gusta!



La Sociedad General de Autores no hace más que llorar por todos los puntos y esquinas que puede acerca de incrementar sus ingresos que, todavía, estoy esperando aclare como son repartidos.

He leído la noticia acerca de Ricardo, dueño de la sala Beat en Tomelloso al que la SGAE le reclamaba 120 euros mensuales por los derechos de autor de la música que suena en el local. Música para “eruditos” por así decirlo, ya que en su mayoría son obras que solo los “sibaritas” musicales podrían llegar a reconocer, ya que algunos de los discos forman parte de pequeños lotes editados con 500 copias. ¿A quién destinaría la SGAE el dinero que Ricardo tendría que pagar?, a sus propios bolsillos y a los de sus amigos. Por tanto Ricardo se negó en rotundo y fue demandado por dicha Sociedad que tras contratar un detective privado le reclaman 2.391,08 euros. Ricardo contrató un Abogado y ¡ha ganado la batalla!.

Informe del Detective: “La música que suena es de actualidad”

Sentencia del juez, que demostró sus amplios conocimientos musicales: "En la Sala Beat de Tomelloso no se comunican, emiten o transmiten obras gestionadas por la SGAE, sino, por el contrario, obras musicales de los años cincuenta y sesenta, hoy sólo en soporte vinilo, que se hallan fuera de los circuitos comerciales.”

Por su parte la SGAE, una vez más, no detalla cuánto paga a cada autor.

Señores, dejen de exprimirnos y tomarnos el pelo, ¡que les den dos duros! (por ser fina) Y mientras sigan así agravando cualquier producto que nos guste ¡viva la piratería!.

Los propios autores deberían alzar su voz, Alaska fue la única que tuvo el coraje de hablar sobre esto y la vetaron, ¡cobardes!



"Horror en el hipermercado" fue el primer single de la banda. Un pequeño homenaje a la memoria histórica: Alaska, Carlos, Ana Curra y ¡Eduardo Benavente!, la calidad de la imagen es lo de menos, valga como un pequeño homenaje a Carlos y Eduardo, sentí mucho la pérdida de ambos, sobretodo de Eduardo que habría llegado muy lejos si ese accidente no hubiera ocurrido, ya te buscaré. Descanse en Paz