sábado, enero 06, 2007

Los Reyes Magos de Velázquez




























Diego Rodríguez de Silva y Velázquez
La adoración de los Reyes Magos, 1619
Óleo sobre lienzo, 126,5 x 204 cm.
Museo del Prado, Madrid


Veinte años tenía Velázquez cuando pintó a los Reyes Magos según la tradición cristiana, dos blancos y uno negro.

Sobre un fondo crepuscular los personajes de la historia sagrada parecen ser retratos de la familia del pintor; podemos identificar a Velázquez con Gaspar, a Melchor, el más anciano, con su suegro Francisco Pacheco, a la Virgen con su mujer y al niño con su hija recién nacida, Francisca. Velázquez llevaba dos años ejerciendo como maestro de pintura y un año casado con Juana Pacheco cuando realizó esta obra.


Casi cuatrocientos años después seguimos disfrazando a los Reyes Magos de profesores, padres, ministros, médicos, alcaldes y concejales, para intentar crear la efímera ilusión de la infancia. Es el primer desengaño que sufre el ser humano, es como una prueba para ir marcando el carácter, como el show de Truman, un montaje con la complicidad de todos en la que todos hemos sido engañados y estafados...

¿Quién no sintió una terrible decepción, incluso rabia y furia al descubrir el primer engaño con los Reyes Magos?