jueves, abril 05, 2007

El Cireneo


Al salir, encontraron a un hombre de Cirene, llamado Simón, y lo forzaron a que llevara la cruz.


Jesús había dicho a sus discípulos:


«El que quiera venir conmigo, que se niegue a sí mismo, que cargue con su cruz y me siga».






Tiziano
Simón, el Cireneo, 1565-1570
Óleo sobre lienzo, 67 x 77 cm
Museo del Prado, Madrid



Adquirido por Felipe IV. En 1666 estaba en una alcoba del Alcázar de Madrid.

Una dramática imagen de medio cuerpo que nos acerca a los personajes.

La maestría alcanzada por Tiziano en esos momentos finales de su vida se manifiesta en su pincelada mucho más libre y en un colorido lleno de reflejos plateados. Se dice que por entonces utilizaba sus propios dedos para extender la pintura sobre la tela.

Este anciano campesino pasaba por allí y fue llamado para ayudar a Jesús a llevar la cruz hasta el Gólgota.

El anillo en el pulgar era un atributo característico de los médicos del siglo XVI y XVII.

¿Retrata Tiziano a alguien en la figura de Simón? ¿Tal vez la persona que le encargó el cuadro?