sábado, enero 27, 2007

Sólo para hedonistas

Una receta deliciosa

(Se ruega ingredientes exactos)

(Asunción Boué)





















Julio Romero de Torres
Naranjas y limones (1928)
Museo Julio Romero de Torres, Córdoba



Naranjas en su almíbar:


Ingredientes:

Dos naranjas *Navel de Valencia y dos cucharadas pequeñas (de café) de azúcar.

Pelarás las naranjas quitando toda la piel, dejando la naranja entera.
Córtalas en rodajas redondas, ni demasiado finas ni gruesas.
Extiende las rodajas en un plato y espolvorea ambas caras de las rodajas con las dos cucharadas de azúcar.

Es un postre fresco, pero no frío. Así que, puedes prepararlo antes de empezar a cenar, dejarlo en la nevera tapado y servirlo fresco después de la cena.

El azúcar se empapará con la naranja y el jugo que ella ha ido soltando, compondrá un almíbar delicioso y sentirás el tacto fresco y sabroso de la naranja deshacerse en tu boca, dulce y crujiente, jugoso.

Recomendado para las primeras cosechas de naranja cuando todavía está un poco ácida y para niños de todas las edades.

*Navel, ombligo en inglés. Variedad de naranjas hermosas, tamaño medio tirando a grande, muy jugosas, ideales para zumo, dulces y exquisitas. El nombre proviene del inglés, ombligo, porque en la base posee una pequeña protuberancia que asemeja un ombliguito.





Naranja Navel


¿Qué pasa con la mandarina y la naranja?, el paisaje urbanístico está devorando y tragándose las huertas de azahar, naranjos, limoneros y nispereros. Las huertas que quedan no han vendido su cosecha, lo cual, además de resultado 0 en beneficios hay que seguir restando los costes del mantenimiento, riegos, fumigaciones, abonos, trabajo de la tierra, podas, jornales, seguros,... y además... hay que seguir restando... ya que si el fruto no se vende, ha de recogerse. No se puede dejar la naranja colgando en el árbol. El fruto seguiría chupando del árbol madre y acabaría agotándolo. Así que, por favor, ¡sigue restando el gasto de los jornales para pagar a los hombres que tiren a tierra ese fruto maldito de todo el trabajo del año anterior...! Algunos tiran la toalla y dejan que sus árboles agonicen, y... tampoco es beneficioso dejar una huerta a su libre albedrío, los árboles pueden enfermar, coger la “tristeza”, “enroñarse” y extender su epidemia a los huertos aledaños. Otros optan por perder su oficio y convertirse en rentistas por cuestiones crematísticas, las inmobiliarias han creado una burbuja especulativa que de seguir a ese ritmo cuando reviente todos serán ricos y no habrá nadie que cultive frutos ni mime al ganado.

¿Qué ha pasado?, ¿Por qué no se comen las naranjas de Valencia?, ¡son exquisitas!

Dicen... dicen que los americanos no nos han comprado ni media naranja, ni una mandarina, nos han castigado por la retirada de tropas con muchas cosas, y una de ellas es esta. También dicen que... ya no importa de dónde vienen las naranjas, que si de China... que si de Marruecos o de la luna, pero no de la de Valencia. Dicen también que al puerto de Valencia llegan barcos cargados de patatas, melones, tomates, manzanas, lechugas, etcétera... de muy lejos, de otros confines. Es curioso y doloroso ver cómo se apagan los colores del sol en las huertas de mi tierra mientras los alimentos pierden su sabor.

No quiero olvidar nunca el sabor de los tomates recién cogidos de la mata, aliñados con aceite y sal y una hogaza de pan del día.



¿Qué está pasando....?... ¿Por qué no protegemos el oficio del campo?, ¡si es primordial!, con todos mis respetos... somos gilipollas.






La playa donde jugaba de niña y adolescente ya no existe, la han reconstruido, pero se olvidaron de dejarla cómo estaba, faltan las tellinas y los cangrejos, y el primer banco de arena, y el segundo, unas brazadas más allá, donde había almejas más grandes. Era una playa generosa, solo tenias que excavar en la arena, en cualquier lugar, en la orilla o más adentro y te regalaba tellinas, tan ricas con cebollita y tomate o simplemente a la plancha con limón, suculentas y adictivas como las pipas. Los más atrevidos y marineros cazaban pulpos sin dificultad y pescadito de playa. También se llevaron alguna duna y construyeron pequeños canales sospechosos... no sé qué demonios tirarán por ahí, porque en esa playa lo que menos hay son depuradoras. Todo este cambio de infraestructura para poder acoger a los del lugar que tanto gustan de tener un apartamento en la playa para pasar un mes ó quince días al año y a las avalanchas que se han ido enganchado a aquél paraíso virginal que para los años 90’ era una especie de milagro su existencia.

En todo este desbarajuste encontramos también un Puerto deportivo con varios años de vida... ¿Cuántos?... uhm, no lo sé, más de veinte... si, lo sorprendente es que no es legal, vamos, que no debería ni haberse construido, pero ahí está desafiante, cortando las corrientes naturales de arena que hacen que esta se recoja en sus playas dejando calvas las otras, las del sur. Pero, no pasa nada, los ayuntamientos gastan cada año la parte que corresponde de los presupuestos a realizar un trasvase de arena de una a otra playa. O sea que por arena no será.
Desecaron todos los pozos de agua dulce naturales; ya sabes, esto es como el juego de los Sim’s, si se hacen casas, torres de edificios tendrán que ir con coche, y las familias veranean con dos coches por lo menos, así que había que construir garajes, muchos, por eso vaciaron el agua molesta para rellenar su hueco con automóviles. Y, claro, las furiosas lluvias de otoño del levante siguen acudiendo cada año a rellenar prestas y alegres los pozos de siempre sin saber que su trabajo es ahora en balde y despreciado por los nuevos propietarios, más sólidos, y algunos años tuvieron que luchar contra la viva Naturaleza, y encima se quejaban...

En este municipio son especialistas en reconstrucciones, el antes y el después de la victima de su cirugía plástica resulta ser un engendro... como decirlo... uhm....

....

...........

[ .... ]

..... Dios...

.... lo tengo en la punta de la lengua....

hm...

si... peculiar, eso es.

El resultado de sus reconstrucciones es peculiar, te deja sin palabras, incluso con lágrimas.

Y para muestra del impacto un botón (y cuenta nueva)



Les apeteció un teatro de verano cómodo y en vez de crear optaron por la deconstrucción de los siglos.

Amén.

2 comentarios:

NoSurrender dijo...

¿Sabías que hay un código oculto en las tres películas del Padrino de Coppola, por el que cada vez que aparece una naraja es que se va a decidir la muerte de alguien?

Mi madre también las ponía con azucar :)

Una mujer. dijo...

Así es, la presencia de naranjas en cualquiera de las partes del Padrino nos augura una muerte cercana. En la primera parte, cuando Don Corleone es tiroteado, está comprando naranjas y cuando muere, está jugando con el nieto y lleva una naranja en la boca, y así... en sucesivas escenas.

Y... tu madre es una mujer sabia que conseguía que te comieses uno de los más exquisitos y ricos postres cargados de vitaminas y, sobretodo, de sol.

: )