miércoles, abril 18, 2007

El Retrato en el Siglo de Picasso ( VII )




«Me gustaría hacer retratos que un siglo después puedan ser considerados por la gente del momento como apariciones. Por eso no pretendo hacerlo a través de un parecido fotográfico, sino a través de nuestras expresiones más apasionadas, utilizando como medio de expresión y de exaltación del carácter nuestra ciencia y el gusto moderno por el color»

Vincent Van Gogh, 1890



La idea de la importancia del color y su uso simbólico es un elemento clave en la obra de los artistas fauve. Para Henri Matisse, André Derain y Maurice Vlaminck la obra de Van Gogh y de Gauguin fue una revelación, admiraron en ellos su capacidad de crear formas con trazos puros de color.

Derain retrató a Matisse en 1905, Vlaminck retrató a Derain en 1906 en un gesto de autoafirmación como artistas, como grupo, pero también como un gesto de manifestación plástica, algo así como: esto es lo que hacemos, este es nuestro lenguaje y en ello creemos.


Maurice Vlaminck
André Derain, 1906
Óleo sobre cartón, 27 x 22,2 cm.
The Metropolitan Museum of Art, NY



Vlaminck emplea en este retrato colores puros, rojos en el rostro, verde en las sombras, amarillos en la luz y un contorno negro para delimitar las formas. El resultado es un conjunto de armónicas vibraciones lumínicas