lunes, marzo 19, 2007

Mélanger


" Je m'appelle Binta "

Una lección de Humanidad, una idea genial.

He tenido la fortuna de ver la compensación que una persona siente ante un trabajo bien hecho. No desveló la trama, pero sentí la fascinación y el orgullo del propio trabajo en los ojos de una persona muy implicada en este corto, ese arco iris que se refleja en los gestos, en los rasgos, el que ilumina a una persona, a sus palabras, y que repartió conciencia pisando la alfombra roja como candidatos a esa estatuilla que tanto resplandece en el cine: el oscar. Y sigue en ello, ya que está quedando en el primer puesto de los Festivales por donde pasa; pero el mejor resultado es que se reparta en la base de la conciencia, en las escuelas, los niños sonreiran con facilidad y asentarán esa base de unidad, de lógica sencillez que es, en definitiva, la vida.

Los diálogos no tienen desperdicio, desde la primera frase, son bellísimos, tan sencillos, tan lógicos. La posibilidad de que la nobleza y la inocencia de un niño sea posible en los adultos es conmovedora a la vez que muy ingeniosa para llegar a introducirnos en una profunda y crítica reflexión hacia el desolador destino que nos estamos tejiendo borrachos y cegados por la ambición.

Una preciosa lección, unidos en las tareas, en los propósitos, en hacer escuchar buenos consejos, en unirse ante los errores y subsanarlos.

Estamos a tiempo.

*******************************************************************

Binta y la gran idea:

Duración: tómate tu tiempo, dura 29 minutos pero no te la pierdas, por favor.



Dirección, guión y montaje: Javier Fesser

"La importancia de educar a todos los niños y niñas ha encontrado su hueco en la alfombra roja de los Oscar. La Academia de las Artes y las Ciencias Cinematográficas de Hollywood ha reconocido a “Binta y la gran idea”, un corto español que incide sobre la necesidad de la educación de las niñas. La película fue rodada con la colaboración del Comité Español de UNICEF

Binta tiene siete años, vive en una preciosa aldea junto al río Casamance, en el sur de Senegal, y va al colegio. Su prima Soda no tiene la misma suerte. A ella no se le permite aprender las cosas que ignora de este mundo. Binta admira a su padre, un humilde pescador que, preocupado por el progreso de la humanidad, está empeñado en llevar a cabo algo que se le ha ocurrido...

Este cortometraje de Javier Fesser forma parte de la película “En el Mundo a cada rato”, en la que cinco directores muestran su visión sobre distintas realidades que afectan a la infancia y por las que UNICEF trabaja en todo el mundo. Rodada en tres localidades de Casamance, en el sur de Senegal en 2004, “Binta y la gran idea” muestra algunos de los problemas a los que se enfrentan los niños y niñas en África subsahariana, desde la mirada inocente y optimista de Binta.

“Era fácil intuir que haciendo una película a medias con un buen puñado de niños de una aldea perdida en el África Subsahariana íbamos a aprender más nosotros que ellos. Pero nadie hubiera imaginado tanto. Ni tan hermoso. Ni tan útil. Ni tan imprescindible”, afirma Javier Fesser, director de la película.

“Todos los miembros del equipo hubiéramos pagado dinero por tener el privilegio de hacer este trabajo y sin embargo UNICEF nos ha permitido realizarlo gratis. ¿Se puede pedir más? ¿Qué hemos hecho nosotros para merecer un regalo así?”, añade Fesser. "

2 comentarios:

Kraichek dijo...

Je m'appelle Kraichek

luministika dijo...

ste corto hizo ke brotara de mi lagrimas de alegria, conmocion, esperanza, ganas d vida y amor!!
gracias x compartirlo!!