viernes, febrero 09, 2007

El último adiós

Yo no llevo piercings, tan sólo mis pecas características, una de ellas en el interior de mi ombligo.

Tres años después del álbum "Grace", el 29 de mayo del 97' Jeff Buckley estaba esperando, junto a un amigo, la llegada del resto del grupo para comenzar la grabación de su segundo álbum.

Estaban a la orilla del río Wolf, en Tennessee, mientras sonaba "Whole lotta love" de Zeppelin ( ya sabes, Demasiado amor ). Jeff se lanzó al agua totalmente vestido, su amigo se giró para subir el volumen y al volver Jeff ya había desaparecido.

Su cuerpo fue recuperado desnudo cinco días después al final de Beale Street, la legendaria cuna del blues; pudo ser identificado por el característico piercing que llevaba en el ombligo.

Jeff Buckley
The Last Goodbye





This is our last goodbye
I hate to feel the love between us die.
But it's over
Just hear this and then I'll go:
You gave me more to live for,
More than you'll ever know.

Well, this is our last embrace,
Must I dream and always see your face?
Why can't we overcome this wall?
Baby, maybe it's just because I didn't know you at all.

Kiss me, please kiss me,
But kiss me out of desire, babe, and not consolation.
Oh, you know it makes me so angry 'cause I know that in time
I'll only make you cry, this is our last goodbye.

Did you say, "No, this can't happen to me"?
And did you rush to the phone to call?
Was there a voice unkind in the back of your mind saying,
"Maybe, you didn't know him at all,
you didn't know him at all,
oh, you didn't know"?

Well, the bells out in the church tower chime,
Burning clues into this heart of mine.
Thinking so hard on her soft eyes, and the memories
Offer signs that it's over, it's over.

*****

Éste es nuestro último adiós
Odio sentir el amor muerto entre nosotros.
Pero se acabó
Apenas oigas esto me iré:
Me diste mucho para vivir,
Más de lo que nunca sabrás.

Bien, éste es nuestro último abrazo,
¿Debo soñar y ver siempre tu cara?
¿Por qué no podemos superar esta pared?
Nena, quizá es porque no te conocía del todo.

Bésame, bésame por favor,
Pero bésame fuera de deseo, nena, y no por consolación.
Oh, debes saber que esto me causa enojo, lo sé a tiempo
Sólo te haré gritar, éste es nuestro último adiós.

¿dijiste, “no, esto no puede sucederme”?
¿Y te fuiste al teléfono para llamar?
Había una voz desconocida en el fondo de tu mente diciendo,
“Quizá, no le conocías del todo,
no le conocías del todo,
oh, ¿no lo sabías?”

Bien, las campanas suenan fuera en el carillón de la torre de iglesia,
Pistas ardientes en este corazón mío.
Pensando tan difícilmente en sus ojos suaves, y en los recuerdos
Ofrece las muestras aquí encima, encima.

1 comentario:

simpulso dijo...

Los perros llevan un chip detrás de la oreja. ¿creará precedente?

Bonita historia.