sábado, marzo 01, 2008

Mis Relatos Semanales


TINTERO VIRTUAL CCCXXXIII: "AGUA"







"Lyra"


Hace muchos años, ni tú ni yo habíamos nacido, pequeña, Lyra paseaba por la orilla de la playa, llegó el atardecer que dio paso a la noche y vio una estrella fugaz caer en la inmensidad del mar. Pensó un deseo y se durmió apretando los ojos dando fuerza al sentimiento deseado. Despertó con frío y buscó los primeros rayos del sol que despuntaban amaneciendo y tragándose la oscuridad de la noche. El mar se agitó de pronto para volver a calmarse, y acompañado de unas olas suaves un hombre comenzó a surgir del mar delante de Lyra. Cuando puso un pie en la arena su piel comenzó a tomar los tonos azules del agua disolviéndose hasta casi desaparecer. Se miraron fijamente, ella clavada en la arena y él retrocedió de nuevo al mar. Lyra volvió cada día a aquél punto en la playa donde había encontrado el deseo que la noche y las estrellas le habían concedido.

Una mañana Lyra le preguntó su nombre y Shelyak le respondió sin salir del agua que le envolvía y le daba forma. Llévame contigo – le dijo la niña - y él extendió su brazo invitándole a entrar, Lyra entró y nadó hacia su mano. Shelyak la llevó lejos de la orilla, muy lejos, tan lejos que dejaron de ver la costa y se olvidaron de su existencia anterior. Por fin Shelyak encontró una pequeña isla formada por un macizo montañoso que surgía de las aguas y que, más abajo, semihundida en el mar, unas grutas les daban cobijo. Cuando Shelyak surgía por completo del agua se tornaba azul hasta casi difuminarse y cuando Lyra se sumergía se tornaba en morados y rojos que le harían morir de frío. Los dos amantes intentaron las combinaciones posibles que les permitieran unirse y no encontraban cómo hacerlo. Lyra iba apagando su vida por el frío y prefería morir a volver a quedar sola y que su tribu la entregara al jefe del que ella huía. Shelyak escuchaba su llanto y en un último intento la cubrió con su cuerpo dándole calor, tanto se apretó Lyra a su cuerpo y tan profundamente intentó Shelyak penetrar su piel que acabaron fundiéndose entre azules, rojos y morados. Y todo aquél conjunto de colores estalló en una chispa de amor provocando una explosión intensa que llegó hasta los cielos formando la constelación de Lyra y la estrella Shelyak.

Y hoy, mi pequeña niña, cada lágrima es una estrella.



[ecumedesjours]







· Shelyak: Estrella Beta de la constelación de Lyra.

· Lira – Lyra: Constelación boreal.