jueves, abril 19, 2007

El Retrato en el Siglo de Picasso ( IX )


Amedeo Modigliani, 1884 – 1920


En 1906 Amedeo Modigliani se trasladó de Italia a París y rápidamente entró en contacto con la vanguardia artística. En 1909 conoció a Constantin Brancusi y, por influencia suya, empezó a hacer escultura, cabezas en piedra de líneas sumarias, estilizadas y de volúmenes simples. Sus piezas también están influidas por la escultura africana, oceánica e ibérica, que están en la base de la renovación escultórica vanguardista.

En 1915 abandona este medio pero la estilización que aprendió como escultor la mantiene en su pintura en los retratos. Modigliani, sobre todo, fue pintor de retratos.

En Antonia se percibe la influencia cubista ya que, sobre un rostro que aparece de frente, ha representado la oreja y la nariz de perfil y los ojos asimétricos no tienen pupilas. Acentúa la frontalidad de las figuras por el alargamiento de las mismas, que se ve forzado por el formato del lienzo.

Modigliani suple la falta de identidad de los rostros que retrata, en los que se reconocen rasgos similares, incorporando el nombre del retratado en la pintura, a modo de etiqueta identificativa.

Antonia, 1915
Óleo sobre lienzo, 82 x 46 cm.
Musée de l’Orangerie, París