sábado, mayo 19, 2007

El falso Mito de Florentino Ariza


Aviso: las siguientes palabras destripan una novela.

"El Amor en los tiempos del cólera" es una novela genial de Gabriel García Márquez el cual gusta de hidratar a sus personajes fieramente humanos, con sus glorias y sus grandes miserias, pero el lector, ese grandilocuente personaje tan snob tiende a vanagloriar al personaje que le roza el alma usando la selectividad de su memoria en su provecho momentáneo. Tal es el caso de un tal Florentino Ariza, un hombre oscuro, feo, anticuado pero cargado de un interior enamorado que en su deseo inagotable de alcanzar a su enamorada no dudará en usar, abusar y desgarrar los corazones femeninos que se crucen en su vida fingiendo no tener amoríos, engañándose a sí mismo de una falsa virginidad guardada para la mujer a la que espera desde que era un niño.

En el camino de su vida, en la espera a Fermina Daza, buscará corazones solitarios, casadas o solteronas ya independizadas que no le causen problemas de acoso y de las que obtendrá sus orgasmos cuando le vendrá en gana.

Pero... pero en ese camino acogerá y apadrinará a una niña llamada América Vicuña a la que desvirgará, cuidará y usará a su antojo, sencillamente por el egoísmo de sus recuerdos infantiles cuando las esperanzas de alcanzar a Fermina estaban vivas y latentes. La niña se enamorará de su protector, sufrirá demasiado viéndose relegada al olvido cuando él vuelve a ver sus esperanzas por alcanzar a la viuda de Juvenal Urbino florecer de nuevo. América llegará a suicidarse y Florentino apenas sufrirá unos instantes por ser la causa de la muerte de una niña inocente.

Cuando llegué a esas páginas sentí dolor y rabia como si de mi propia hija se tratara y con gusto le hubiera cortado los huevos colgantes a ese hombre egoista.


¿Es la memoria selectiva la que hace que los lectores pasen por alto, incluso perdonen la pederastia de Florentino Ariza?.


¡Qué curiosos somos!, la doble moral... hipócrita lector...

1 comentario:

zeze dijo...

Hola
Gabriel Garcia Marquez tienes obras muy buenas si...

Besos