martes, abril 15, 2008

Y por último...


Parece que nunca vamos a terminar con las cosas de la casa, pero como todo trabajo sólo hay que empezarlo, ser constante y terminarlo.

Todo reluce, ahora me toca a mi.

1 comentario:

Fede dijo...

la parte mas dificil es cuando uno ha de despojarse de la sexualidad reprimida y lavarse la cabeza, por suerte vos no tenes ese problema