domingo, mayo 04, 2008

Madre...




"Al subir a acostarme, mi único consuelo era que mamá habría de venir a darme un beso cuando ya estuviera yo en la cama. Pero duraba tan poco aquella despedida y volvía a marcharse tan pronto, que aquel momento en que la oía subir, cuando se sentía por el pasillo de doble puerta el leve roce de su traje de jardín, era para mi un momento doloroso porque anunciaba ya el instante que vendría después, cuando me dejara solo y volviera a abajo. Y por eso llegué a desear que ese adiós con que yo estaba tan encariñado viniera lo más tarde posible y que se prolongara aquel espacio de tregua que precedía a la llegada de mamá. Muchas veces, cuando ya me había dado un beso e iba a abrir la puerta, para marcharse, quería llamarla, pedirle que me diera otro beso, pero ya sabía que pondría cara de enfado, porque aquella concesión que mamá hacía a mi tristeza y a mi inquietud, subiendo a decirme adiós, molestaba a mi padre, a quién parecían absurdos estos ritos..."


À la recherche du temps perdu
Marcel Proust




2 comentarios:

RAYITO DE TERNURA dijo...

VISITA MI BLOG EROTICO SERA UN GUSTO QUE RECORRAS MI LUGAR PASATE POR MI BLOG AHI TE ESPERA UNA PELICULA Y UN POEMA PRECIOSO QUE QUIERO COMPARTIR CONTIGO.

UN ABRAZO COMO SIEMPRE

YERMANDELUXE

Toñi dijo...

Precioso homenaje a las madres y las fotos son chulísimas.

Como siempre, nena, tu blog me entuiasma.