miércoles, mayo 14, 2008

Pensamientos de escritora



Una vez leí a un escritor ( digo escritor porque ha publicado, no porque lo sea.... que ya lo pongo en duda ) que decía que para ser un buen escritor se ha de ser un hijo de puta. Esta aseveración se me quedó grabada y creo que algo de cierto hay en ella.




Quiero ser escritora y voy a conseguirlo.




He acudido a talleres y los he abandonado, es muy dificil estar sometido a unas normas dictadas y rodeada de gente de diferentes niveles, normalmente bajos, cuando se es orgulloso y sobretodo cuando sientes que pierdes el tiempo. Leyendo se aprende, pero llega un momento en que la lectura se desplaza al ansia de ser tú la creadora y por ello cada vez leo menos. He participado en concursos mediocres repartidos por Internet y he comprobado que ese hijoputismo existe. La envidia corroe, se expande y acaba por joderte si eres un ser sensible. Lo importante es saberse buena y continuar. Lo más importante es la constancia, vayamos a ello.




He comprobado que el mayor peligro para una mujer es otra mujer. La mujer es una Diosa, pero cuídate de la mujer-serpiente, querrá devorar toda competencia cueste lo que cueste y se habrá labrado un poder a su alrededor capaz de engullir la voluntad de quiénes le rodean hasta el punto de aliarse con ella creyéndose inocentes. Huye, escapa, retírate y ejerce la misantropía. Céntrate en ti, sé muy egoista pequeña, cierra tus orejas, encarcela tu corazón y deja que tu cerebro se expanda con ese don maravilloso que posees: la imaginación, la sensibilidad y la capacidad crítica objetiva que posees. Guíate por tu intuición y continúa augurando el incierto y jodido futuro que te rodea ante tanta mediocridad. No creas en la suerte, no existe. Cree en tí misma y sé una atea convencida frente a la humanidad carente de conciencia y escrúpulos. Trabaja y sé constante, ora et labora, organízate. ¡Tú puedes!




.

3 comentarios:

un muñeco de trapo dijo...

Enhorabuena por el artículo, llevas más razón que un santo.

En cuanto a la constancia, estoy de acuerdo en que es lo más importante, pero tambien lo más complicado quizás... muchas veces los miedos, alguna risa, las reponsabilidades, hacen que los sueños se escondan...

Sigue así! ;)

Toñi dijo...

Sabes que me encanta lo que escribes, tu blog, tus ideas y las fotos.

En este artículo estoy de acuerdo contigo. Pero no sólo las mujeres pueden ser enemigas: todos lo son. Y también a veces hay poca sinceridad: tanto para avisarte de tus errores (y dejar que te estrelles) como para no decirte si algo está bien.

El camino del escritor es tortuoso, solitario y horrible. La verdad es que sólo cuando ves algo en letra impresa y ha pasado mucho tiempo y se te ha olvidado el dolor puedes sonreir. Y no por mucho tiempo.

Un abrazo.

Anónimo dijo...

No sé si estoy de acuerdo contigo; pero como tampoco lo estoy conmigo no tendría demasiada importancia...
además...te quiero tanto...

que qué más da!!!


CowBoy