sábado, mayo 30, 2009

Querida Mujer



Realmente no estamos colaborando a nada mientras consintamos que todo el reconocimiento que la mujer ha logrado en el lugar que vivimos no sea extensivo a todas las mujeres del mundo.


Allá... en el lejano Oriente, mediante ecografías detectan si el bebé va a ser productivo o no, si es niña será sacrificada, o.... exportada a otros mundos.



En los duros lugares más fundamentalistas del Islam no tienen derechos, ni siquiera a una salud adecuada, y menos todavía a la educación, ni a escoger a su pareja, ni a ser felices, ni al gozo de la intimidad, a nada.



En países de América Latina las mujeres no cobran el mismo salario que los hombres. Se producen al año miles de violaciones y no se hace justicia, más aún si no hay denuncias... Miles de jóvenes son secuestradas o engañadas anualmente para transformarse en esclavas sexuales.



América, Europa, Asia, África... Millones de madres de familia son contagiadas por sus maridos de sida, porque nunca son prevenidas por ellos de la promiscuidad en la que viven...



etc...



Mientras dejamos que todo eso ocurra corremos el peligro de que algún día nos pueda contagiar y entonces quedará todo el esfuerzo como esas *lágrimas bajo la lluvia.



Propongo elevar la globalización a la conciencia del bienestar universal, si el camino ha de ser a través de la economía... sea, al fin y al cabo es lo que mueve al mundo, más que el sexo, pero con buenos propósitos y la obligación de respetar y extender la protección de la dignidad de las personas allá de dónde obtengan beneficios o efectúen sus trapicheos. Todos comprometidos a respetar los derechos humanos y a extenderlos. Es de lo que se trata, ya está todo escrito, desde tiempos... inmemoriales, hay que llevarlo a cabo. No se trata de acoger a todo el mundo en casa, sino de ayudarles a exigir que puedan vivir en las suyas dignamente. Si después uno quiere perder su dignidad... eso ya será cosa suya...

No me importa en absoluto que la palabra “TODOS” sea del género masculino, me da lo mismo, mientras todos seamos lo que para ti y para mi significa, Todos, sin distinción.

Hay tanto por hacer... no me entretengáis con inventos infantiles y lingüísticos, queridas “miembras”, no van por ahí los tiros... es mucho más difícil y complejo; y tú lo sabes, eres lista.

Un abrazo



3 comentarios:

Embrujado dijo...

Si mi voluntad y mi voto sirven de algo, son tuyos

J.

Toñi dijo...

Pienso igual que tú. Y es un reto lograrlo, pero no es imposible.

Un beso.

Anónimo dijo...

Qué mujer es ?