martes, diciembre 20, 2011




Hace frío, mucho, dentro y fuera de mi. Hace más de 3 años que no cojo una gripe (toquemos madera) y no se lo debo al desvelo de la Trini, exministra de Sanidad y exministra de Asuntos Exteriores y Cooperación, que nos llevó a una compra masiva y desorbitada de .... ¡agárrate! 13.000.000 de vacunas de las cuales solo se inocularon menos de 3.000.000, ¿que pasó con el resto? Enviadas de nuevo a los laboratorios para su destrucción, ea, 42.000.000 de euracos a la basura ¡toma ya!. Los laboratorios farmacéuticos nunca pierden, hoy lloran las farmacias porque el Estado no les paga la parte que asume de cada medicamento recetado por tu médico de cabecera o especialista. Siempre he alucinado con la mafia farmacéutica, los traslados millonarios de las farmacias eran un privilegio para ricos, el decorado de estas suele recordarme al de las joyerías más elitistas, mármoles, cristales, espejos y materias nobles envuelven a los dependientes mientras nos preparan nuestro medicamento, los salarios de los mancebos, con todos mis respetos, son una mierda y suelen tener a gente recien licenciada tras una carrera de cinco años y un FIR de otros tantos. Señores farmacéuticos, en el fondo, me alegro de que bajen de su galaxia y se pongan al mismo nivel que cualquier empresario pequeño que decidió invertir ahorros y esfuerzo en montar un negocio. Que les den ajo y agua. Está todo patas arriba porque nunca nada estuvo en su sitio.

1 comentario:

Las Frikadas dijo...

Que repelús da la foto, fantástico blog!