viernes, abril 22, 2016

Thousands and thousands and trillions of kisses to my dear Prince

Hace 16 años sufrí un fuerte accidente, iba al trabajo, a Valencia. Conducía tranquila, llovía, sonaba un triple y raro album de Prince que me trajeron de Londres, sonaba esta preciosa y maravillosa canción de los Rolling Stones tocada por Prince, grabada de una de esas fiestas que gustaba dar tras sus conciertos. Un camión se salió de su carril en una curva, lo vi venir frente a mi, pensé incluso en agacharme, una vez había escuchado que en los choques contra camiones puede haber decapitación... Sonaba su guitarra, su delicada e inmensa fuerza y reaccioné, di volantazo y esquivé el choque frontal, pero no el lateral. Un impacto brutal, un estruendo que reventó todos los cristales del coche, y seguía sonando Just my imagination... Hoy, ahora, sigue sonando.